Recomendaciones
Unidad de Docencia
no_spam@nucliades.unam.xmcia
La ciencia es una actividad internacional de altísimo nivel. Hacer una carrera científica exitosa resulta, por tanto, análogo a especializarse en un deporte de alto rendimiento, con toda la pretensión de competir a nivel olímpico. Tomando esto en cuenta:
  1. Hazte cargo de tu propia educación. Al principio todos creemos que la receta es simplemente tomar cursos en secuencia, hasta llegar a dominar algún tema, y solo entonces empezar a hacer investigación. Pero llegar a la frontera del conocimiento requiere muchísimo esfuerzo, y ni hay cursos suficientes para ello, ni tendrías tiempo para esperar a tomar todos los que hay antes de iniciar tu camino en la investigación. Es fundamental por tanto que te adelantes por fuera de tus cursos, leyendo por tu cuenta, preguntando tus dudas, formando grupos de estudio con tus compañeros según sus intereses. En los cursos, no escojas profesores barcos, aprovecha lo más posible el material de las clases, y compleméntalo leyendo en otras fuentes. En los cursos de posgrado es particularmente importante que inviertas muchas horas de estudio más allá de las clases.
  2. Trabaja siempre entregando tu máximo esfuerzo. Desafortunadamente, el ritmo de trabajo promedio en el entorno local es muy bajo. Tu verdadera competencia está en el extranjero, por lo que debes asegurarte de trabajar muy por encima del promedio de tus compañeros.
  3. Ten siempre presente que, para convertirte en científic@, lo fundamental es aprender a hacer investigación. Los cursos son muy importantes, pero el objetivo último es que (idealmente hacia el final de tu licenciatura, o en su defecto, durante tu maestría) puedas acercarte a hacer investigación (la transición plena a ser investigador ocurre en el doctorado). Esto no sucederá espontáneamente, y está completamente en tus manos: debes hacer un esfuerzo para irte enterando de los conceptos y problemas que en la actualidad se consideran importantes y se están discutiendo activamente a nivel internacional. Consulta con tu tutor y otros investigadores del área, para que vayas teniendo más claro cómo proceder. Investigar es una actividad completamente distinta a tomar cursos, mucho más incierta y exigente. Incluso muchos años después del doctorado, nos resulta difícil mantenernos suficientemente actualizados como para identificar preguntas útiles sobre las cuales podamos trabajar, y nunca está garantizado que la respuesta exista, o que podremos dar con ella.
  4. Entérate de los temas de investigación existentes. Si estás en licenciatura o a principios de la maestría y todavía no has decidido por completo en qué área deseas especializarte, apresúrate a conocer el menú completo, vislumbrando cada tema a nivel técnico, no de divulgación, consultando a los investigadores de los temas de tu interés, y buscando en línea artículos, pláticas e información de la manera en que cada tema se ubica en el contexto internacional. Conviene que elijas área lo más pronto posible, para que puedas empezar a encaminarte hacia ella. Pero no puede ser demasiado pronto, porque estarás eligiendo lo que quieres hacer el resto de tu vida, así que debe ser una decisión muy informada.
  5. Profundiza en tu tema, de manera focalizada. Si ya elegiste área de investigación, debes tratar de aprender tanto de ella como te sea posible. Empieza a mirar la lista de artículos que se publican diariamente, estudia los artículos famosos de años recientes, asiste a los seminarios locales, busca en línea seminarios de los expertos mundiales de tu tema, y lee por tu cuenta libros de texto avanzados para adelantarte. Es altamente recomendable que tu tutor te ayude a definir muy pronto un proyecto específico en el cual puedas trabajar, para que en tu aprendizaje puedas priorizar las ideas directamente relacionadas con ese proyecto, y construyas a partir de ahí. Por supuesto, es muy útil también que te mantengas atento a otras ideas de temas vecinos, para que, en la medida de lo posible, vayas desarrollando una especie de cultura general.
  6. Mantente en contacto estrecho con tu tutor y tu grupo de investigación. La ciencia no la hace cada individuo de manera aislada, y es importante que empieces a formar parte de la comunidad de expertos en tu tema de interés. La dinámica de trabajo puede variar en las distintas áreas, pero en general, es altamente recomendable que tengas contacto muy frecuente con los investigadores, estudiantes y posdocs de tu grupo de investigación. Resulta muy útil tener reuniones de grupo al menos una vez a la semana, que pueden ser tipo “club de revista”, para ir discutiendo artículos del tema, y/o discusiones sobre sus proyectos, y/o comidas grupales para conversar de manera más informal.
  7. No te frustres o desmotives por entender muy poco. Tenemos la tendencia natural a bloquearnos o asustarnos con lo que no entendemos, y parece lógico entonces esperar a dominar la ciencia o la ingeniería a base de cursos, antes de empezar a incursionar en temas avanzados, asistir a seminarios, o tener conversaciones con los investigadores. Pero nunca llega el momento en que dominamos la disciplina, ni siquiera años después del doctorado. Los científicos vivimos siempre en un mar de ignorancia, donde poco a poco vamos construyendo pequeñas islas de conocimiento. Esto no quiere decir que haya que resignarse a que nadie entiende nada. Por el contrario, para emprender una carrera científica es indispensable estar en guerra permanente contra nuestra propia ignorancia, desarrollando estrategias para captar e intercambiar información sobre temas que no dominamos.
  8. Ten siempre un sentido de urgencia. Hay estudiantes en el extranjero que son tremendamente capaces, y que iniciaron su proceso de especialización muy temprano. Para tratar de cerrar la brecha que te separa de ellos, no hay tiempo que perder. Sin importar en qué semestre estás, el día para empezar a trabajar duro es hoy mismo. Cada día que no te pongas las pilas para avanzar lo más intensamente que puedas tanto dentro como por fuera de los cursos, es un día perdido. La meta última es que tú logres ser mejor que nosotros, y más adelante formes también investigadores que te superen a ti.